View in English

El Poder Curativo del Vino

 

Embriágate de salud

Imprescindible en la mesa y la cultura mediterránea, el vino estimula el metabolismo y fortalece el sistema inmunológico, facilita la digestión sin dañar el hígado, protege el corazón, es beneficioso para las articulaciones y alarga la vida.

Alcohol, sí, pero las dosis justas

El vino ha tenido mala prensa, y no sin parte de razón, debido a las consecuencias de su abuso, consecuencias producidas por el alcohol que es, después del agua, el componente más abundante del vino. Sin embargo, en las últimas décadas se han descubierto otros elementos en él que también producen importantes beneficios en organismo, en especial como preventivo de las enfermedades cardiacas.

A partir de los 70 se empezó a establecer una diferencia entre el consumo de vino con efectos farmacológicos y el consumo tóxico. Generalizando, se podría decir que te encuentras en un margen de seguridad, y obteniendo el máximo partido de los beneficios del alcohol, si, en el caso de los hombres, no superas el consumo de medio litro al día, cantidad que debería reducirse a la mitad en el caso de las mujeres y no más de 2 o 3 copas al día para las personas ancianas (dado que en su metabolización entran en juego las enzimas que oxidan el alcohol, la masa muscular, la sangre y la cantidad de agua presente en el organismo, todo ello mayor en el caso delos hombres).

Los cinco mandamientos del saber beber cotidiano

1. ¿Qué beber? Vino tinto, porque es rico en taninos
2. ¿Por qué? Por el placer y para la salud
3. ¿Cuándo? Sólo durante las comidas
4. ¿Cómo? Muy lentamente
5. ¿Cuánto? Un vaso por comida las mujeres y dos los hombres
(Según M. Baspeyras en su libro "Le vin médicin")